martes, 21 de mayo de 2013

Los dientes de los ungulados. Cérvidos


Esta nueva entrada sobre los dientes de los mamíferos va a abordar a aquellos que conocemos vulgarmente como herbívoros. También se les denomina ungulados, es decir, que caminan sobre sus uñas
Para separar unos de otros, como hacíamos con los carnívoros, atenderemos a similitudes anatómicas que nos indican a su vez el grado de parentesco. Proceden nuestros herbívoros de dos linajes diferentes. Uno, el orden de los artiodáctilos, en el que se engloban los ciervos, cabras, ovejas, vacas… todos ellos con una característica común. El peso del cuerpo descansa sobre las extremidades pasando por un eje que se situaría entre los dedos III y IV. El número de pezuñas principales que presentan es siempre un número par. El jabalí, también es un artiodáctilo, pero debido a la gran diferencia que muestran sus dientes con el resto, lo hemos tratado antes por separado. El otro orden es el de los perisodáctilos, y en este caso, el peso del cuerpo discurre por un eje que pasaría por el dedo III en ambas extremidades. En nuestro país, sólo quedan como representantes de este orden el caballo y el asno. Antiguamente también estuvo representado este orden por las diversas especies de rinocerontes.
Al tener diferente recorrido evolutivo ambos órdenes, no sólo las extremidades manifiestan considerables diferencias. Ambos órdenes necesitan dar una solución a sus problemas de desgaste dental por las características de sus dietas, pero esta solución se ha obtenido por vías diferentes.
En el caso de los artiodáctilos, hoy nos toca hablar de los cérvidos. Si recordamos la denominación que dábamos a los dientes, sus molares son hipsodontes, o de coronas altas y las coronas son de tipo selenodonte.
En la mandíbula superior, tan sólo existen premolares y molares salvo alguna excepción. En el caso del ciervo común, quedan de forma vestigial  los caninos, con forma redondeada, tanto en hembras como en machos. Algunos ejemplares pueden haberlos perdido.
En el caso de la mandíbula inferior, presentan los tres incisivos y el canino, aunque este tiene aspecto de un incisivo más. Separado por un gran espacio o diastema aparece el grupo masticador cuyos premolares y molares son de diseño parecido.
La fórmula dentaria de los cérvidos de la Península es la que sigue:
Ciervo común (Cervus elaphus) I0/3-C 1/1-PM 3/3-M3/3.
Gamo (Dama dama) I0/3-C0/1-PM3/3-M3/3
Corzo, (Capreolus capreolus) I0/3-C0/1-PM3/3-M3/3 (hembras).
Corzo, (Capreolus capreolus) I0/3-C1/1-PM3/3-M3/3 (machos).
En todos los casos, las hembras no presentan cuernas y los machos sí. Esas cuernas se caen todos los años y se vuelven a generar de nuevo en poco tiempo.

1 comentario:

  1. Enhorabuena por tu blog, Carlos, me parece muy atractivo y bien ilustrado, además de muy didáctico. Yo también te enlazo a mi blog. Un saludo!

    ResponderEliminar