martes, 10 de abril de 2018

Un pozal de sapos....


Llegó el momento. Los tres sapicos (Bufo calamita) que han pasado el invierno con nosotros se han puesto bien gordos, han cantado por las noches (por lo que hemos tenido que mantener la puerta del baño cerrada por las noches) y ahora han de recuperar su libertad. El jueves pasado, limpiando la piscina donde trabajo recogí otros seis. Todos juntos han recuperado la libertad este pasado domingo.

Les hemos preparado una caja en la que tendrán agua hasta que les fabriquemos un estanque. hemos preparado también unos troncos y otras cosas que mantienen unos lugares húmedos donde refugiarse si no se entierran. Ellos elegirán donde y como vivir.

 Nosotros les proporcionaremos un entorno lleno de insectos, babosas y lombrices ya que no usamos productos biocidas en el campo y no lo labramos, pues lo mantenemos con las hierbas que tienen a bien vivir. Tan sólo lo mantenemos corto mediante el segado periódico, que como se realiza en las horas mas calurosas y centrales del día no supone riesgo para ellos, puesto que en esas condiciones están escondidos. Una extensa pradera para ellos, para los insectos, las lombrices y nuestro incipiente bosque.
Quedaron ahí, bajo los troncos donde se fueron introduciendo uno a uno. Este de la derecha se despidió de nosotros, pues se quedó ahí sin introducirse más. Eran las últimas horas de la tarde. Supongo que ya no estarán donde los dejamos, aunque no lo miramos para no molestarlos y no estamos seguros. Será un regalo para nosotros si un día encontramos un cordón de huevos de estos sapos ya sea en esta pequeña poza o en el futuro estanque que haremos...
Las fotos son bastante bajas de resolución, ya que están hechas con el móvil en condiciones de poca luz...

martes, 13 de marzo de 2018

Otro cumpleaños del blog... y van seis.

Otro año de vigencia del blog, aunque lleva un tiempo abandonado... tanto que publico con un mes de retraso el cumpleaños. Gracias a todos los que lo habéis visitado y comentado en él. Esta actividad hace que las estadísticas que recojo sigan creciendo...

He publicado ya 186 entradas. El blog ha sido visitado en el momento de escribir esto 123.000 veces. La mayor parte de las visitas proviene de España, 49.542. El siguiente país en el ránking es EEUU, con 14.744 visitas, seguido de México con 9.625, Rusia con 7.228, Argentina con 6.030, Colombia con 4.293, Chile con 2.595, Francia con 2.070, China con 1.808 y Alemania con 1.732.
Hay visitas de otros muchos países pero no me salen en la estadística, y no nombro más porque seguro que me dejo alguno...

La entrada estrella es la del Chupacabras... o mejor dicho la del no chupacabras, ya que de lo que trata es de desmitificar la existencia del mismo. Lo cierto es que es la palabra más usada en las búsquedas que llevan a los internautas a encontrar este blog...

Gracias a todos de nuevo y espero que en unos meses pueda de nuevo aumentar el ritmo de publicaciones para hacer que el blog sea visitado con mayor asiduidad y ofrezca más información...

sábado, 3 de marzo de 2018

Sorpresas de marzo. Tejones y gallinas.


El día 1 de marzo, al pasear a mi perrica Lia, vi que en el suelo, justo donde aparco el coche en casa había unas huellas inconfundibles de tejón. No son de un ejemplar muy grande.  Uñas muy largas, marca del talón, dedos en un arco poco marcado... lo que viene siendo una huella de oso en miniatura. Es la fotografía que encabeza la entrada. No sé que tal la distinguiréis entre las marcas de los neumáticos del coche.  Han pasado años desde que vimos uno en el camino, cuando volvíamos a casa. Ayer, mi hijo mayor Carlos llegó a la hora de la cena y emocionado me decía que había un tejón en la puerta de casa, y que al verle se había ido a paso ligero perdiéndose en la noche. Esta noticia me hace feliz, tanto como la presencia de los zorritos, que tras haber nacido al lado de casa esta primavera y haberse dejado ver a plena luz del día en múltiples ocasiones todavía vemos de vez en cuando. Las gallinas duermen en un vallado a prueba de animales cavadores, por lo que creo que no tendremos que lamentar ninguna pérdida, ya que por el día no se muestran activos ni los zorros ni el tejón.
 Pero hablando de gallinas, hoy hemos encontrado su escondite de huevos. También ha sido Carlos el descubridor. Las gallinas son traviesas, y si por alguna causa no pueden entrar al ponedor se buscan un lugar alternativo que usan hasta que es detectado o hasta que deciden volver al ponedor. Unos días que se quedó el ponedor cerrado hace unas semanas, nos quedamos sin huevos. Sabíamos que los habían puesto pero no fuimos capaces de encontrarlos. Bajo el seto, al abrigo de la hiedra, en los parterres con tomillos, bajo los arbustos que rodean el estanque... nada.
Hoy, al recoger una saca donde poníamos las hojas caídas y la poda de los romeros, Carlos ha descubierto el escondite. 14 huevos que no sabemos cuanto hace que están puestos por lo que no nos los comeremos. No obstante, las gallinas son los animales más omnívoros que conozco, de modo que quizá hagamos una gigantesca tortilla que ellas mismas se comerán. Si les damos los huevos sin procesar seguro que luego se comen los que pongan después... las gallinas son unas máquinas de reciclar residuos de la cocina perfectas. Se han ganado una buena ración de proteínas. A pesar de ser tan traviesas...

domingo, 11 de febrero de 2018

Los tres mosqueteros

Este otoño, tres sapos cayeron al interior de la piscina donde trabajo. Mi compañero Enrique los descubrió al retirar las hojas caídas. Los dejó donde estaban para mostrármelos cuando volviese yo al trabajo. El primer día que coincidimos me los enseñó.
Bajamos al interior de la piscina, a la esquina donde estaban acumuladas las hojas. Bajo ellas en una esquinita estaban allí, resguardados. Ya eran los últimos días de noviembre, con días fríos y noches heladoras. No era posible soltarlos para que se dieran vida. Además estaban delgados, demasiado para subsistir al invierno.
Decidí falsificar una estación y proporcionarles la posibilidad de engordar y subsistir hasta la siguiente primavera. Son sapos corredores (Bufo calamita). Uno era pequeñito y los otros dos estaban algo más igualados. Los colocamos en el interior de un terrario en el baño de nuestra casa y acudimos a una tienda de animales y accesorios para los mismos donde acudimos en casos como este para comprarles insectos.Compramos tenebrios o gusanos de la harina, ya que la idea de poner grillos no nos sedujo porque acaban llegando a adultos y cantando. Ya van por su tercera "ración".
Al final, no son los grillos quienes cantan, sino los sapos, por lo que por las noches cerramos la puerta del baño para que dejen dormir. La foto es de los sapos ya recuperados y gordos como el sapo que sale en Shrek.
Esta primavera engrosarán la población de sapos de nuestra nueva casa donde espero que vivan muchos años. hemos reservado madera para apilarla y que bajo ella los sapos puedan estar húmedos en los calurosos días de verano y calientes durante el frío invierno.
Un lujo...

miércoles, 15 de noviembre de 2017

Verano con zorritos....

Este verano ha sido un verano de lujo. La casa avanza poco a poco, pero nos hemos permitido dos escapadas a Ordesa. La última a principios de noviembre con el objeto de mostrarle a Torjus, un chico noruego que nos vino a visitar, el valle de Ordesa. Le llevamos desde la pradera de Ordesa hasta las Gradas de Soaso. Un paseo que marcaba mi límite por el dolor de la rodilla. Pero bien. hacía 27 años que no las veía.
Pero la historia de esta entrada era otra. Hace muchos días que no voy al monte a ver animalicos. las obras me atrapan todo el tiempo libre. Pero este verano no ha hecho falta. A poco más de 300 metros de casa, en un ribazo (que es una zona elevada con hierbas que separa dos campos) entre panizos (campos de maíz), se acercó una zorra que haciendo un hueco poco profundo trajo al mundo dos cachorrillos de zorro o zorreznos.
Un día, Belén que había llevado a pasear a Lía, nuestra perrica, vino diciendo que había visto dos zorros en un campo al lado de casa. Y que al menos uno de ellos parecía joven y desgarbado. Al transcurrir los días los veíamos con más frecuencia, y tras unas semanas, siempre. Eran dos. No se alejaban mucho de su zorrera, pero estaban siempre en las inmediaciones, en el ribazo, que lindaba con un campo de alfalfa y que estaba orientado al sur. Desde bien temprano se les veía holgazanear y calentarse al sol, y los últimos días que los vimos podíamos quedarnos viéndolos con todo descaro sin que se ocultaran. Tanta curiosidad tenían ellos como nosotros.
No faltaron gallinas por los alrededores y se alimentarían, supongo, sobre todo de topillos, que son ahora muy abundantes en la zona, pese a ser unos animales que antes no existían aquí.
Cunado fuí ha hacer la foto al lugar que ocuparon, días después de que se hubiesen ido a hacer su vida, la zona ya había sido destruída por los tractores. En la foto adjunta, os muestro un ribazo semejante al que vio nacer a nuestros zorrillos, y encabezando la entrada, un zorro que no es el de esta historia, pero sí unos que nos dejaron perplejos. Se trata de los zorros que habitan el zoo de Gramat en Francia y que tienen por costumbre dormitar sobre los árboles. Las afiladas uñas y la agilidad de los zorros les permiten subir a las ramas de algunos árboles donde descansan a salvo de sus depredadores.
Espero que este año que viene la zorrita venga de nuevo a traer al mundo a sus zorreznos aquí donde estaremos encantados de recibirlos, aunque estemos más pendientes de cerrar el gallinero por la noche... De momento, sabemos que más o menos a las 7:30 de la tarde es posible verla todavía algunos días campeando al abrigo de la noche, aunque no sabemos donde se refugia durante el día...

domingo, 29 de octubre de 2017

La generación espontánea...

               
Hace muchos años ya que se sabe que los seres vivos no aparecen por generación espontánea, aunque algunas veces de esta impresión. Tras las últimas lluvias, de nuevo en los charcos aparecen estas criaturas. Se cuentan por miles y llegan a formar manchas flotantes de color negro de dimensiones variables. Al ser tan pequeños, el resto del año no se repara en ellos, y cuando pueblan los charcos en cantidades ingentes parece que surgen de la nada. La bibliografía dice que viven en las orillas de charcos y estanques, pero en el caso que nos ocupa es diferente. Lleva varios meses sin llover y no hay agua cerca en la que puedan desarrollarse, por lo que deben de habitar en conductos oscuros de las acequias donde hay humedad constante entre riego y riego, pues no baja siempre agua y llegan a secarse. Sí que es cierto que este otoño han sido mucho menos abundantes que otros, pero si pensamos que viven ligados a ambientes húmedos no es de extrañar. Se tarta de Podura aquatica, un colémbolo. También se los conoce como saltarines o saltones, debido a una formación especial que tienen bajo su cuerpo, que se llama furca y que puede catapultarlos en un salto considerable.

             

   He leído de otras personas que los han encontrado también en charcos tras las lluvias en bosques húmedos y en primavera, pero yo siempre que los he visto ha sido en otoño, quizá porque en Zaragoza es en otoño cuando se dan estas condiciones de mayor humedad.







Imagen con más detalle de un juvenil de Podura aquatica procedente de wikipedia Commons

domingo, 1 de octubre de 2017

Adios maíz... o lo que seas!

Por fin llega el tiempo de la cosecha y se lo llevan. En Aragón miles de seres extraños nos acechan en los cultivos. Son iguales que el maíz. Se elevan desde el suelo como el maíz, producen semillas como el maíz, su planta se seca como el maíz, y finalmente se cosecha como el maíz. Se trata del maíz transgénico. Un ser vivo producido por ingeniería genética que está compuesto de la mezcla del ADN del maíz y del ADN de una bacteria Bacillus thuringiensis. En este caso concretamente de una variedad tóxica para las orugas de los lepidópteros. Las mariposas.
Los defensores y productores de este ser vivo, aseguran que no es peligroso, y que tan sólo se trata de maíz. Pero es un ser vivo nuevo, como ellos aseguran, ya que puede ser objeto de patente. Es un ser creado por ellos. Aseguran que en la naturaleza se dan casos parecidos, pero el hecho es que este no se da.
Por precaución, está autorizado este cultivo con el único objeto de servir de alimento al ganado. Pero soltar un ser vivo en la naturaleza tiene sus riesgos, puesto que una vez afuera nosotros ya no lo podemos controlar. En 2000, la empresa Kraft, que produce tortillas de maíz para comida mejicana, tuvo que retirar del mercado miles de estas tortillas al presentar en su composición maíz transgénico no apto para consumo humano.
En España, y concretamente en Aragón se han documentado contaminaciones en maíz convencional en Villa nueva de Gállego y ecológico en Sariñena, donde el cultivo ha sido declarado no apto como ecológico y el agricultor no ha sido compensado. En muchos casos los agricultores optan por no sembrar ecológico, y aquellos que insisten retrasan la plantación para que no coincida la época de polinización y evitar la contaminación.(V. Gonzálbez et A.Bello 2004)
En los campos que rodean mi casa, convive el maíz convencional y el transgénico, que ocupa mayor extensión. El maíz convencional se separa por la linde del campo, y los productores de maíz transgénico se supone que siembran en los linderos maíz convencional para aumentar la distancia. (datos de los agricultores).
Si bien el departamento de agricultura y la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria sostienen que el polen de maíz es relativamente pesado y aunque es transportado por el aire no alcanza grandes distancias, los resultados de los estudios sobre distancias recorridas por el polen de maíz impulsado por el viento (Hofmann et al. Environmental Sciences Europe 2014.) han registrado dispersiones de más de 4 km. La frecuencia de vientos en el entorno de Zaragoza (según datos de AEMET,   prácticamente no hay un sólo día en el que no sople al menos una leve brisa) hacen que sea difícil de creer que el maíz destinado a consumo humano no contenga trazas o esté contaminado por maíz transgénico. Existen ya estudios que hablan de la imposible coexistencia de ambos cultivos. (Altieri M. A. The myth of coexistence: why transgenics crops are not compatible with agroecologically based system of production. Buletin Sciencie Technology & Society, vol 25.)
El objeto del maíz convencional es fabricar productos para alimentación humana, y el del transgénico piensos. Pensar que el maíz trangénico no va a entrar en la cadena de consumo humana, es como mínimo un acto de irresponsabilidad. Aún en el supuesto de que los productos no fuesen perjudiciales para la salud, el hecho de que no figure en el etiquetado "puede contener trazas de maíz transgénico" hace que el etiquetado sea defectuoso, pues el cliente no puede decidir.
El maíz se procesa para obtener almidones, glucosas, harinas, fructosa... el hecho de usar maíz procedente de España, concretamente de Aragón o Cataluña, máximos productores de maíz transgénico, hace que hoy por hoy en mi familia no consumamos productos que contengan estos ingredientes, porque queremos elegir como consumidores, lo que equivale a renunciar a margarinas, mahonesas, embutidos...
Además si añadimos el caso de la soja producida en el extranjero, y los tratados de libre comercio firmados o por firmar en Europa, tampoco el consumo soja asegura que no sea un cultivo contaminado. Hoy por hoy,  en cuanto a derivados del maiz y la soja, mientras no cambien las posturas agrícolas,  solo se tiene garantías consumiendo ecológico.