martes, 23 de abril de 2013

Morfología de los dientes.


           
          Los dientes que hemos visto en las entradas anteriores son de animales que pertenecen al orden de los carnívoros y al de los suidos. Si nos fijamos en ellos, nos daremos cuenta de que todos presentan unas características parecidas. Los dientes de los carnívoros son muy parecidos entre sí. Los de los suidos, a pesar de presentar ciertas similitudes, son más robustos y sus cúspides no son afiladas. La forma de las cúspides de la corona presentan paralelismos con las de los humanos, hecho que se debe al régimen omnívoro de sus dietas.
            Las características de los dientes se definen con unas palabras que hacen referencia a las proporciones de la raíz y la corona, a la forma de las cúspides y al tipo de crecimiento, ya sea de raíz abierta (crecimiento continuo) o de raíz cerrada. De este modo, los dientes se agrupan por similitudes en cuanto a sus formas, haciendo más sencillo identificar al animal al que pertenecen.
           
Me ha parecido conveniente hablar primero de los dientes de suidos y carnívoros, que son similares entre ellos y después hablar de los dientes de los herbívoros, que son considerablemente diferentes. Se puede establecer una diferencia clara entre los dientes ya tratados, de carnívoros y suidos con raíces y coronas bien diferenciadas, y los de los herbívoros cuyas coronas y raíces presentan una cierta continuidad.
            Antes de abordar los dientes de los herbívoros, hablaré sobre las características de los dientes en general. Primero las de los dientes que ya conocemos de suidos y carnívoros y después de los herbívoros de los que hablaré en post futuros
          braquiodontos, (del griego brachus=corto)
  Así pues, en primer lugar, los dientes pueden ser de corona alta o de corona baja. Los dientes de los suidos y carnívoros son de corona baja. En este tipo de dientes, la raíz y la corona están muy bien diferenciados. La parte de contacto entre estas dos zonas se denomina cuello. Estos dientes se conocen con el nombre de
         secodontos (del griego secos=tabique). Están adaptados al corte y troceado de la carne. Así pues, los dientes de los carnívoros son braquiodontos secodontos
   En el caso de los dientes de los carnívoros, Las cúspides de sus coronas son triangulares, altas y afiladas y están colocadas alineadas longitudinalmente o en triángulo. Los dientes que presentan esta característica se denominan
            Los dientes de los suidos y de nosotros mismos presentan cúspides numerosas en forma de colina, de poca altura y redondeada. Este tipo de dientes son bunodontos, (del griego bunos=colina) y están adaptados a una dieta omnívora, ya que sirven tanto para aplastar y moler la carne como los cereales y frutos. Los dientes de los suidos y los del ser humano son braquiodontos bunodontos.
          hipsodontos (del griego hypsos=alto).
  En el caso de algunos herbívoros, la diferencia entre la corona y la raíz no se percibe bien por ser el diente de un perfil uniforme en toda su longitud. En estos casos hablamos de dientes
            Las cúspides de la corona de los dientes de los diferentes herbívoros presentan distintos tipos de diseño que se corresponden con diversas formas de masticación. En algunos casos, la forma de la corona recuerda a medias lunas, y en este caso hablamos de selenodontes, (del griego selene=luna).  Estas cúspides se orientan de forma longitudinal y son típicas de masticaciones donde la mandíbula se desplaza de forma lateral de izquierda a derecha. Los dientes de este tipo son hipsodontos selenodontos.
           lofodontos, (del griego lofos=cresta). La masticación se realiza mediante un movimiento predominante de atrás hacia delante. Los dientes de este tipo son hipsodontos lofodontos
En otros casos, las cúspides de los dientes presentan formas variadas y con diferentes orientaciones, aunque predomina la orientación transversal. En este caso, los dientes se denominan
           

             Los dientes de carnívoros y suidos son de raíz cerrada, es decir, que una vez que han ocupado su posición, las raíces se cierran de modo que ya no se suministra alimento al diente para que siga creciendo. A partir de este momento, el diente sólo sufre desgaste.
             En el caso de los dientes de los herbívoros, las raíces son parcialmente abiertas, es decir, que se mantienen abiertas durante más tiempo. Cuando ocupan su lugar en la boca, siguen creciendo durante un tiempo todavía, por lo que sufren un cierto crecimiento a la vez que se desgastan durante un período de tiempo más o menos largo. Finalmente, estos dientes dejan de crecer y comienzan a ser usados como los de raíz cerrada. El desgaste hace que los dientes de algunos herbívoros muy viejos presenten el aspecto de dientes braquiodontos y no de hipsodontos
           
Todavía hay un tipo más de raíz, la raíz abierta, que se presenta en el caso especial de los caninos de los suidos. Es este caso el diente sigue recibiendo suministro alimenticio indefinido, de modo que no dejan de crecer en toda la vida del animal. En el caso de los caninos de las hembras de los suidos, estos son de raíz parcialmente abierta, por lo que no crecen durante toda la vida del animal como en el caso de los machos. A pesar de que los dientes de los suidos son braquidontos, los caninos son hipsodontos.
            Espero que estos conceptos queden aclarados con las fotos, y que el hecho de conocer ya como son los dientes braquiodontos de suidos y carnívoros haga más sencilla la comprensión. En las siguientes entradas veremos los dientes de diferentes herbívoros.

Fuente: Wikipedia y Dentition chez mamiféres (vertebresfossiles.free.fr

No hay comentarios:

Publicar un comentario