domingo, 23 de noviembre de 2014

Castor en España... ¿invasor o perseguido?

            Hoy me toca hablar de los castores en el Ebro. Hace muchos días que quiero hacerlo. Lo primero y antes de empezar quiero agradecer a la Asociación Amigos de la Tierra Aragón la documentación aportada. La foto del castor es de commons.wikimedia.org


 Algunas personas pensamos que es una gran suerte que estos animales hayan regresado a la cuenca donde nunca deberían haber desaparecido. Al parecer desaparecieron hace unos 300 años. Sus fósiles se encuentran entre los restos de Atapuerca. Hay una gran polémica ya que las diferentes “administraciones” por las que discurre el Ebro han decidido que este animal no debería de prosperar en el mismo. 
En Aragón el esfuerzo que se hace por eliminar a los castores es como mínimo vergonzoso. Si tomamos los folletos sobre la pesca que el Gobierno de Aragón prepara para el caso del Ebro, y leemos el tratamiento que tiene con respecto a las Especies Exóticas Invasoras quedaremos perplejos. Existen algunos lugares en los que las Especies Exóticas Invasoras pueden estar sujetas a un régimen de captura y suelta voluntaria. Especies como el siluro (Silurus glanis), el cangrejo americano (Procambarus klarkii), el black-bass (Micropterus salmoides) o la lucioperca (Sander lucioperca) pueden ser pescados y devueltos al agua de forma legal. Especies que en el caso del siluro han sido introducidas de forma ilegal y cuyas consecuencias hemos podido observar incluso en el programa "Monstruos de Río".
El castor es eliminado sin compasión con la excusa de que ha sido introducido de forma ilegal (como el siluro) y además se invierte dinero en la labor. El Gobierno de Aragón se gasta el dinero en eliminar una especie que debería proteger, ya que esta especie está protegida en Europa. Una especie que no se ha tenido que molestar en reintroducir por que ya lo han hecho por él. Es cierto que está mal que alguien introduzca especies en casa de otro de forma ilegal. Pero es bien cierto que el caso del siluro (Silurus glanis), una especie que jamás existió en Aragón no es el mismo que el caso del castor (Castor fiber), especie que desapareció por sobreexplotación.
Hay que decir que el caso podía haber sido similar. En Europa hay poblaciones de castor canadiense (Castor canadensis) cuya introducción hubiese sido equiparable a la del siluro. En el caso de que el castor introducido no fuese la especie europea la erradicación está justificada y es prioritaria.
Las poblaciones de castor europeo (Castor fiber), son el resultado de la reducción a pequeños vestigios de presencia en lugares aislados. En estas condiciones, se han reconocido varias poblaciones supervivientes que han vivido aisladas durante años. Estas poblaciones sufren lo que conocemos como “cuellos de botella” evolutivos en los que la población sufre una pérdida importante de variedad genética que pone a las especies en peligro frente a las enfermedades por pérdida de diversidad inmunológica (Avise 1994, Ellegren et al. 1993).
Estas poblaciones se han clasificado de forma tradicional en varias subespecies. Castor fiber fiber, Castor fiber albicus, Castor fiber galliae que ocupan la zona de población occidental (Noruega, Alemania y Francia) y Castor fiber belorussicus, Castor fiber osteuropaeus, Castor fiber pohlei, Castor fiber tuvinicus y Castor fiber Birulei que ocupan la zona de población oriental (desde Polonia, hasta Mongolia y China). Estas diferentes subespecies fueron descritas en base a las diferencias craneométricas existentes entre las diversas poblaciones (Freye 1960; Lavrov 1979; Heidecke 1986; Frahnert 2000). Actualmente, gracias a las técnicas de ADN,  si bien se pueden establecer diferencias entre las 8 subespecies identificadas tradicionalmente, las evidencias dicen que sólo dos subespecies están justificadas actualmente (Halley & Rosell 2003). Estas son por un lado, Castor fiber fiber, que agrupa a las poblaciones de Noruega Alemania y Francia y por otro, Castor fiber vistulanus que agrupa a las distribuidas en la zona oriental.
El Colectivo Ecologista Riojano y Los Amigos de la Tierra, han solicitado información a las diversas administraciones con el objeto de saber cuáles son las actuaciones que se están efectuando sobre las poblaciones de castores. Estas administraciones han efectuado estudios de ADN con el objeto de identificar a las subespecies de castores presentes en el Ebro. Los ejemplares a los que se les ha realizado el estudio han resultado ser en La Rioja Castor fiber fiber, e “hibridos” de Castor fiber albicus y Castor fiber galliae. En el caso de Aragón, los ejemplares capturados presentan el mismo espectro, habiendo individuos que se corresponden exactamente con los recogidos en La Rioja. Los gobiernos de La Rioja y de Aragón se escudan en esta “mezcla” de individuos para proceder a su exterminio.
A la vista de las nuevas propuestas científicas sobre la taxonomía de Castor fiber, hemos de pensar que:
1.      Los individuos que se encuentran en el río Ebro son todos pertenecientes a la subespecie Castor fiber fiber. No hay híbridos.
2.      Que los individuos presentes en el Ebro han tenido un apreciable éxito en su introducción. Es probable que el efecto “sangre nueva” resultado de la mezcla de dos poblaciones diferentes sea el responsable de este éxito.
3.      Que a tenor de este descubrimiento, se sugiere que cuando se haga una reintroducción se puede tener en cuenta mezclar a individuos de diferentes poblaciones, ya que esto ampliaría la diversidad genética sin comprometer la integridad subespecífica tal y como dicta la Unión Internacional Para la Conservación de la Naturaleza (Halley & Rosell 2003).
4.      Que  la población ibérica no corre peligro de perder pureza genética debido a que ya ha desaparecido. Se sugiere por parte de estas administraciones que la reintroducción en España debería de producirse con individuos de la población más cercana. Esta es la francesa. Esta población parece según los investigadores proceder de una población relíctica de seis parejas reproductoras cuando el mínimo establecido como viable es el de 25 (Halley & Rosell 2003). Ahora sabemos que algunos científicos creen que no está justificado considerarla subespecie, sin embargo.
5.      Que otra de las razones esgrimidas para la erradicación de estos animales es el peligro al que se vería sujeta la población de Castores de Francia. Según los autores antes citados, las divisiones de cuencas hidrográficas son una barrera efectiva para la expansión de los castores. Esto haría difícil la “contaminación” de las poblaciones francesas con individuos procedentes del Ebro. Si además tenemos en cuenta la existencia de los Pirineos nos damos cuenta de que este hecho es difícil sin intervención humana, y si depende de intervención humana, el riesgo existirá igualmente sean de donde sean las poblaciones y estén donde estén.


Es por todo esto, que creo y defiendo que los castores sigan adornando el río Ebro. Si bien es cierto que la reintroducción no ha sido legal, el criterio científico de tal reintroducción ha sido el correcto o más correcto que el que usa el Gobierno de Aragón para gestionar las especies invasoras y en cualquier caso, una administración que aboga por la suelta de Especies Exóticas Invasoras una vez capturadas no tiene categoría moral ninguna para cuestionar una reintroducción como la que nos ocupa.
Además quiero añadir que la eliminación no se lleva a cabo con el fin de reintroducirlos con otro criterio, sino que lo que se pretende es sus desaparición. Durante años, el Gobierno de Aragón ha repoblado con Back-bass. Incluso ahora sigue repoblando con trucha arco-iris (Oncorhynchus my-kiss) esterilizadas. Con esta absurda medida, se garantiza que las truchas no se reproduzcan, pero se alimentan y compiten con las especies autóctonas con las que convivan igualmente. El Gobierno de Aragón tiene diferentes varas de medir a las especies invasoras, y más bien lo que hace es gestionar a las que le gustan y las que no le gustan.


Sobre estas líneas, fotografía de Roberto López en donde se aprecian ramas roídas y  un árbol roído en la base con las virutas al pie de la roedura.

J. Halley & F. Rosell. Population and distribution of european beabers (Castor fiber).
D. J. Halley The Beaber´s reconquest of Europe: the satatus, future and management of a consevation sucess.
J. C. Ceña et al. Castor europeo en Navarra y la Rioja.




8 comentarios:

  1. La diferencia de trato entre el castor y el black bass, por ejemplo, estriba en que esta última especie genera no pocos beneficios económicos, a consecuencia de su alto valor deportivo. Con el siluro ocurre algo parecido. No es justo, pero ya se sabe que poderoso caballero es don dinero y que todo lo corrompe.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya. lo que ocurre es que si es así se ha de reconocer así, y no se debe rebozar el tema del castor con un problema de que la especie no es la adecuada y se aduzcan problemas de conservación de la fauna y flora salvajes después de permitir estos y otros desmanes. El salario de los que gobiernan lleva implícito el cobro de la responsabilidad y esta se debe de ejercer. Si se ejerce de forma equivocada existe la dimisión. Lo que no puede ser es que se mienta de forma deliberada para justificar las decisiones y que el resultado de las mismas parezca inocuo y de este modo disfrazar como responsables decisiones que no lo son.

      Eliminar
  2. Es cierto que los daños que producen los castores en arboles son casi exclusivamente en las primeros metros de la orilla?
    Jorge sv

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que he leído sobre el castor europeo, dice que se alimentan de los árboles situados a menos de diez metros de la orilla. En cualquier caso, este castor no realiza presas como el castor canadiense, por lo que es menos "dañino" que el canadiense para la economía del hombre. Hay que decir además que los daños que pueda producir este castor se producen siempre en Dominio Público Hidráulico por los datos que se deducen de la proximidad de estos a la orilla. Otro problema es que haya explotaciones particulares que invadan este Dominio Público. En ese caso lo que ocurre es que las Instituciones Públicas no han realizado correctamente la vigilancia de los intereses públicos. Cuando la dejadez y la desidia de estas instituciones han provocado la pérdida de hectáreas y hectáreas de bosque público donde debería vivir el castor, lo que queda claro es que las mismas instituciones son más perjudiciales para el entorno que los propios castores. El castor no pone en peligro los ecosistemas públicos, pero sí que si se protege con eficacia facilitará el hecho de que estos le sean devueltos puesto que si alguien ve afectado un cultivo de chopos lo que se demuestra es que está demasiado cerca del río y el terreno es público en la mayoría de los casos. El castor es además de un necesario elemento ecológico en el río, un elemento clave en la policía de ribera.

      Eliminar
  3. Completamente de acuerdo. Mucho que hay que eliminar a los castores cuando nunca deberían haber desaparecido, pero lo que da dinero, sea lo que sea, ni tocarlo. Encima ponen como argumento proteger un medio ambiente que ellos mismos se están cargando. Aquí ahora mismo están cortando árboles a montones. En un bosque de ribera al que voy de vez en cuando, han entrado a saco y han dejado trozos completamente pelados. En otra zona, se han cargado dos hileras de chopos de más de dos km de largo que iban a los lados de un camino y que tenían muchísima vida. Casualmente, acaban de montar una empresa de esas de biomasa y pelets aquí. En fin, te dejo ya, que si empiezo a despotricar ya no paro.

    Un abrazo
    Nekane

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Nekane, un saludo. Es lamentable pero salir a dar una vuelta por nuestro entorno y enfadarse es bastante frecuente. Esperemos que esto cambie pronto... como todo.

      Eliminar
  4. Lo de las subespecies, que cada vez hay más, a veces no se clasifica más que a diferentes poblaciones de una misma especie, pero por algún interés son clasificadas como subespecies. Con lo del bucardo se ha mareado la perdiz durante décadas apoyándose en la supuesta diferenciación con las otras poblaciones de cabra montesa ibérica, es cierto que en su genética había algo de cercanía también al íbice alpino, pero por considerarse tan única y diferente su genética al final consiguieron que se extinguiera. Imagínate que en los años setenta se hubiera introducido en Ordesa un rebaño de cabra montesa de Beceite de unos 50 animales, lo más seguro es que los últimos bucardos hubieran formado una manada mixta con ellos y ahora todavía habría genética bucarda en Ordesa. Hubiera sido muy fácil, pero era mejor marear la perdiz con lo de las subespecies dando trabajo a algunos científicos que chupan del bote de la Administración y eliminando la cabra montesa del Pirineo para que así se convirtiera en trofeo único ibérico para cazadores extranjeros que vienen a dejarse los cuartos a España en vez de cazarla en el Pirineo Francés. Siempre hay motivos económicos y otros para el tema de conservar o no una especie, en España la conservación por motivos ecológicos no es lo más común, hay mucho peso de la ganadería, agricultura, caza, el urbanismo y otros sectores que cuentan más que la ecología.
    En cuanto al castor, ojalá no puedan con él y consiga extenderse por toda la cuenca del Ebro y afluentes y luego pase también a otros ríos como el Duero, pues siempre tuvo que estar ahí, si se extinguió seguro que fue por culpa de la presión humana, pues tendrían que haber hecho por reintroducirlo antes la Administración como se ha hecho en muchos países europeos y ahora lo más honroso para ellos sería admitir que el castor es de la especie europea e incluirlo como animal protegido en la legislación española.

    ResponderEliminar
  5. Hay un bonito pasillo del Ebro al Duero altamente deshabitado con numeroso bosque de ribera desde el pantano de Añamaza como nexo en el sur de La Rioja. Si tiene que pasar... pasará.

    ResponderEliminar